martes, 20 de febrero de 2018

María Elena Moyano y la actitud del movimiento social insubordinado



Cuando las clases oprimidas reciben ayuda del estado, se arriesga la independencia de los movimientos de resistencia, es un dilema que viven los activistas populares ya que cuando las condiciones de los pobladores han sido llevadas a los extremos del hambre, no pueden renunciar a los “beneficios alimentarios” que ofrece el gobernante de turno.
El pasado 15 de febrero se conmemoró en Perú 26 años del asesinato de María E. Moyano ejecutado según los medios por sendero luminoso en Lima, Perú.
En el entorno que se desarrolló la vida de Moyano existen características similares a las que vivimos en Venezuela, aunque los modelos económicos aparentan ser distintos.
Su historia podría ser útil como refuerzo a la insumisión de la organización nacida en las clases desposeídas,  para resistir con dignidad a las fuerzas políticas que pretenden utilizar el hambre como estrategia de manipulación.


https://foreverblackeffusion.wordpress.com/2012/10/18/maria-elena-moyano-delgado/

REVOLUCIÓN MILITAR PERUANA


La niñez y adolescencia de Maria Elena, tuvo como escenario la dictadura militar peruana de Velasco Alvarado (1968-1980) Uno más de los regímenes liderados por militares autocrátas que gobernaron el centro y el sur de América en el pasado, algunos autoproclamados de derecha, otros de izquierda, proponían independencia económica y además prometían resolver las necesidades de la población.
A pesar de las antagónicas posiciones políticas, estos militares se caracterizaban por el nacionalismo acompañado de un discurso desarrollista o socialista que se energizaba en el belicismo político.

La mayoría de los dictadores militares suramericanos, llegaron al poder tras ejecutar golpes de estados, ganando el apoyo de los movimientos sociales organizados desde la población y en muchos casos eran luego legitimados por el voto popular


COMUNIDAD URBANA AUTOGESTONARIA DE VILLA EL SALVADOR


No esta demás señalar que Maria Elena se crió en una comunidad de pobladores acostumbrados a exigir y a luchar con solidaridad por su dignidad y derechos, estaba formada por migrantes provenientes de barrios pobres, que durante el gobierno de Velasco Alvarado en 1971, tomaron en Lima, tierras que iban a ser usadas para construcciones privadas, la toma, fue reprimida por las fuerzas policiales lideradas en aquel tiempo por el ministro del interior de Velasco, conocido como el general Armando Artola, el “brazo duro” del régimen, este protagonizó desalojos violentos, ocasionando la muerte del joven Edilberto Ramos (1) y prosiguió con el encarcelamiento del obispo que ofició la misa de sepelio, hecho que causó indignación en la iglesia. Ante la presión eclesiástica e internacional, Velasco destituyó a Artola. Con esta acción pretendió, quizá, limpiar la imagen exterior de “dictadura militar” y es que en el momento de la invasiones, él oficiaba en Lima, una asamblea del Banco Interamericano de desarrollo (BID) tal vez esto influyó en que se concediera otro asentamiento a los ocupantes y que la toma fuese apoyada y controlada, lo hizo como ejemplo de obra social de su gobierno, sin embargo con los años la movilización popular en Villa El Salvador continuó resistiendo la dictadura militar de Velasco y padeciendo las detenciones arbitrarias de los activistas populares (2)

 

ORGANIZACIÓN FEMENINA Y LA LUCHA POR NO SER UTILIZADA, POR PARTIDOS POLÍTICOS



En 1980 termina la dictadura y comienza en Perú la época de los gobiernos civiles o “democracia”, María Elena, según su biografía,  ya había encontrado en años anteriores los  comités de la izquierda estudiantil, y como madre  a los 22 años, comienza a destacarse como activista en su comunidad Villa El Salvador en los “club de madres”, estructuras incentivadas por el presidente de turno, mediante las cuales se donaban alimentos y ayudas a las familias en situación de pobreza, esta organización movilizó a las mujeres por la necesidad de obtener alimentos para sus hijos, sin embargo fue tornándose con los años en un movimiento autónomo de corte feminista, ya que las mujeres reconocieron que estaban siendo manipuladas a través de las ayudas alimentarias que se veían obligadas a recibir, y por ello decidieron reorganizarse para hacer frente al Estado o a cualquier fundación o partido político que quisiera usurpar o utilizar  los logros de la organización de mujeres para su campaña electoral u obligarlas a que asistieran a reuniones de partido(3)
Un carácter firme y consciente en sororidad en las necesidades cotidianas y solidaridad entre familias las empoderó para no dejarse someter en la nueva estructura suministrada por el Estado.


ASESINATO DE MARIA ELENA MOYANO



El 15 de febrero 1992 fue emboscada en una venta de pollo a precio solidario a la que fue invitada, dos mujeres le dispararon y ayudaron a dinamitar su cuerpo, el asesinato se le adjudicó a Sendero Luminoso, ya que en 1980 organizó ataques violentos en Perú, no dirigidos solamente al Estado o la oligarquía peruana, sino supuestamente a sindicalistas, y dirigentes de partidos de izquierda.
 Abimael Guzmán, lider del SL sigue negando su participación en estos hechos, sin embargo hasta hoy se le acusa de su asesinato, ya que debido al temor que esta fuerza opositora infligía en Villa El Salvador y en todo Perú, Moyano comenzó a criticar a la organización subversiva y convocó a una marcha por la paz, posiblemente, para ellos, Moyano y otros activistas, representaban para SL, Su labor consistía en gestionar “dadivas” que calmaban el hambre e impedían la lucha armada por el poder
Abimael Guzmán negó la perpetración de este asesinato (4) y las autoras materiales del crimen fueron indultadas el año 2001, para sorpresa de los familiares (5)


UTILIZACIÓN DE LA MEMORIA DE MARÍA ELENA MOYANO PARA CAMPAÑA POLÍTICA



Durante el gobierno de Fujimori se utilizó su historia para recordar a los peruanos la culpabilidad y crueldad de Sendero, legitimando la política militar del Estado. Pero silenciaron las críticas de Moyano a la violencia por parte del Estado y la crítica a la falsedad de las políticas económicas del gobierno (6)
La historiadora americanista y militante femenina, Lola Luna, realizó una entrevista a María Elena Moyano, grabada en 1986 (7) y aunque es un trabajo de edición y sonido doméstico, tiene un valor único como evidencia  ante toda la información que existe en las redes sobre ella, ya que  la misma María Elena Moyano, más joven y menos preparada, define en su modo sencillo de expresión, que su lucha desde la pobreza nace por el hambre, pero no se subordinaba a las exigencias políticas de quien le suministró ayuda, que le preocupaba que se utilizara políticamente el movimiento femenino de resistencia, creado en principio por la necesidad de proveer sus hogares y mantenido para resistir las manipulaciones de Estado y de los políticos
Acerca del vaso de leche, recalca que se trató de una campaña electoral de Izquierda Unida y que fue: "una de las pocas promesas que hicieron", es contundente al afirmar que ellas con su trabajo fueron las que sacaron el vaso de leche adelante, y que su deseo era que se respetase la organización, y que no se creara otra organización paralela que ejerciera el control. Cuenta como tuvieron que ir incluso contra la misma CUAVES, que era la federación comunal de Villa El Salvador, ya que les ponía un “capataz” a las mujeres en el programa de ingreso, organizado por el Estado
Dejó claro que su mayor preocupación era que las ayudas del estado, debilitaban al movimiento, ya que exigían ir a reuniones de partido y las mujeres eran utilizadas.
Es contradictorio que después de su muerte, su familia, se acercó al fujimorismo,  que pretendía justificar la violencia contrainsurgente utilizada contra los pobladores contando la historia de M.E.M,  quien en vida luchó por no ser utilizada por partidos políticos.
 Su palabra nos llega desde la entrevista realizada en 1986: “Las mujeres deben aprender de política para no ser utilizadas”.

Al final de la valiosa entrevista, y aunque se realizó antes del gobierno de Fujimori, María, manifiesta su rechazo a la violencia terrorista y a la violencia de parte del estado, refiriéndose en concreto al hecho conocido como “la matanza de los penales” (8)


A LOS MOVIMIENTOS POPULARES QUE SE VEN OBLIGADOS A RECIBIR AYUDAS DEL ESTADO



La conciencia de autonomía de María Elena Moyano, no se observa en las organizaciones comunales incentivadas durante el chavismo en Venezuela, por el contrario, estos movimientos persisten en el culto a la personalidad del presidente fallecido, no oponen resistencia a la obligación de “no hablar mal de Chávez”, ademas los movimientos populares e insurgentes de los años 80 y 90, se transformaron en una estructura subordinada y sumisa al mandato del Estado y de sus militares.  Se les admite la critica o la "rebeldía" pero bajo la condición que esta venga desde el chavismo y no de las necesidades populares.





  (9) Labor de Marielena Moyano, en los 90 nos encontramos con una María Elena Moyano más segura y preparada que en 1986, avanzando en el proyecto comunal  https://www.youtube.com/watch?v=pWYk7QZXtjg

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te lo calles: